La máquina del tiempo.

Aquí estoy, sentado en una silla bastante vieja pero sorprendentemente cómoda. Espero a mi abuelo, un hombre bastante anciano pero que se mueve bastante ágil más que mi padre y hasta que yo. Cuando levanto la cabeza lo veo aparecer doblando la esquina, caminando hasta la puerta de su casa donde lo estoy esperando. Siempre camina, aunque tiene carnet de conducir, no tiene coche y si tiene que ir lejos usa el transporte público o la bici, que dice que son gratis.

Como no, cuando llega me pregunta por la universidad y sabe perfectamente que no voy a la universidad. Le diga lo que le diga no sigue con el tema y la pregunta se queda ahí, es un hombre bastante sabio, pero yo creo que es un poco despistado.

Abre la puerta y entramos en la casa, yo estoy allí porque hacía una semana estuvimos hablando sobre una receta para hacer empanada y estaba seguro que la mía era mejor pero me dijo que me demostraría que no.

La casa de mi abuelo es grande y tiene una cocina con todo tipo de detalles aunque es un hombre mayor, yo diría que por su aspecto no tiene más de 60, pero claro, mi padre tiene ahora 56… dentro de la normalidad este hombre tiene que ser octogenario, pero él nos dice que no se acuerda de la edad que tiene, que dejó de sumar y que ya no tiene amigos con los que creció para calcularlo. Le vuelvo a preguntar de nuevo. Me vuelve a decir que no la sabe, pero que no importa, que tiene una máquina del tiempo y que la edad no importa.

Me quedo sorprendido y por supuesto, le digo que me la muestre, que no me lo creo. Entonces me lleva a una salita, típica habitación de casa antigua donde se guardan los recuerdos, me hace percatarme de un cuadro con una ficha para subir una atracción del tibidabo de Barcelona. A su la do hay otro marco en el que se puede ver un periódico de fecha 1 de enero de 1903, el periódico es el ABC. ¿Son recuerdos de tu padre? Le pregunto. Se ríe y responde: Esa ficha la compré yo y es de la inauguración del teleférico del tibidabo.

Yo sé que el tibidabo se inauguró a primeros de siglo, y le digo, pero como la vas a comprar tú ¡Tendrías más de 100 años! Puede ser dice él, Sigo mirando la habitación y tiene un atril al lado de un escritorio muy grande y una gran estantería llena de libros y casilleros con papeles bien ordenados.

¿Pero abuelo, a qué te has dedicado, en qué has trabajado? Le pregunto. Él me dice que no ha dejado de trabajar en su vida y que a día de hoy sigue trabajando. ¿Y cuál es tu trabajo? Le insisto. Ayudo a la gente. Y no dice nada más. ¿Cómo que ayudas a la gente? Le digo mientras él sale de la habitación para ir a otra estancia de la casa, por supuesto sin responderme. Voy tras él, ha entrado en una habitación donde tiene una pequeña mesa con un iPad sobre una mesita, un banco para hacer ejercicio, unas anillas colgadas del techo, mancuernas, una colchoneta… ¡Mi abuelo tenía un pequeño gimnasio de crossfit en su propia casa! Pone Radio nacional en el iPad y vuelve y se cruza conmigo en la puerta y me cierra la boca de sorprendido que se me ha quedado.

Lo sigo hasta que llegamos al patio, la cada de mi abuelo es una pequeña finca, pero no está aislado, está rodeado de viviendas similares, son casas de dos alturas en el centro de un un terreno que puede tener unos 1000 metros cuadrados. Mi abuelo tiene buena parte del patio cubierto con un invernadero en el que tiene árboles frutales y verduras. También tiene gallinas, y desde que tengo uso de razón siempre comemos en casa muchas cosas de las que nos da él, que no tienen nada que ver con las del supermercado.

Coge un par de pimientos, unos cuantos tomates, guisantes, llena una huevera con unos 9 huevos, de un armario saca unas cebollas, epecias y patatas. Yo veo en el armario un bote metálico que pone “La buena galleta” de la marca Artiach. Con su cesta llena me dice ¿Qué más le pones tú a la empanada? Yo, que sigo flipando con lo de que tiene más de 100 años, le digo que tengo un producto en el coche que le da un sabor increíble y que solo le pongo un poco de pisto, que también compro y un sobrecito de este producto. Emite un gruñido y me dice que deje eso en el coche y que vamos a la cocina a hacer una empanada de verdad.

Mientras va preparando la empanada, recuerdo que me dijo que tenía una máquina del tiempo, y le vuelvo a sacar el tema, porque yo pensaba que su máquina del tiempo era como él llamaba a la habitación donde tenía los recuerdos, pero como he calculado mínimo debía de tener 120 años y haciendo cálculos deberían de ser más… Abuelo, pero ¡No puede ser que tengas más de 120 años! Se ríe y me vuelve a decir, que más dará la edad que tenga si lo que hago en la vida me gusta, como lo que me da la tierra, cuido de los animales de los que vivo, tengo todo lo que necesito o sé como conseguirlo, y además lo que me gusta hacer cada día es mi trabajo.

¿Y de qué trabajas? Le vuelvo a preguntar, él me dice que ayuda a la gente a ver el camino a seguir, y me cuenta unas cuantas historias de como ayudó a personas a montar empresas, reconcilió a familias enfrentadas, hizo de mediador entre trabajadores y empresas y que muchos de ellos se lo siguen agradeciendo a día de hoy y que ese es su trabajo. Yo le digo que qué trabajo más raro tiene y que seguridad le va a dar eso en el futuro, que necesita cotizar ¿Cotizar? Me dice medio riéndose, y sigue, cotizar ¿Dónde? ¿Para qué? Yo consigo que las personas crean en mi y me lo agradecen de por vida, cada uno a su manera. Además para que necesito cotizar, me pregunta, yo le digo que para el día que se jubile… y mientras lo estoy diciendo me doy cuenta de que es tontería, pues no tiene intención de jubilarse, él me lo ve en la cara y dice, pues eso.

Después de hablar durante varias horas con él y hacer la mejor empanada que he probado en la vida. Sigo sin saber si tiene una máquina del tiempo ni cuántos años tiene, pero lo que sí sé es que tiene una vida plena y que se levanta cada mañana con un objetivo.

¿Y yo?¿Qué objetivos tengo en la vida?

Mi abuelo y su máquina del tiempo.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *