Bajar el colesterol y la pastilla.

¡Mariano! ¡La pastilla!

¿Conoces a alguien que esté tomando la pastilla para bajar el colesterol y no la esté tomando porque haya sufrido un infarto y sólo la toma porque tiene el colesterol por encima de 200 o muy cerca de 200?

Bien, pues si conoces a alguien que la tome, no solo estará tirando el dinero si no que muy probablemente estará ocasionándose efectos secundarios negativos en comparación con los beneficios que está obteniendo… y todo por desconocimiento.

Los barquitos que llevan el colesterol.

Todo el mundo sabe la teoría del colesterol malo y el colesterol bueno. Esa teoría no va mal encaminada, pero es la que han tomado las farmacéuticas para vendernos su pastilla. Me explico. El colesterol que se denomina el malo es el LDL (Lipo-proteínas de baja densidad) y la primera mentira está en esas siglas. Resulta que el LDL es el transporte que usa el colesterol para viajar por la sangre, ya que el colesterol no puede viajar libre. Además de colesterol, en ese barco viajan vitaminas o grasas que sirven de alimento a las células.

Entonces haré el símil más habitual para explicar este caso, el colesterol viaja desde el hígado a las células (todas) en unos barquitos llamados LDL. Y Viaja de vuelta en otros barquitos llamados HDL (Lipo-Proteínas de Alta densidad). Este viaje de vuelta es como un barquito que va recogiendo la basura de la célula y la lleva de vuelta al hígado para reciclarla.

Los que más problemas ocasionan son los barcos que van, y no los que vuelven. El problema sería como si chocaran contra las paredes de las arterias y derramaran su carga. Esto no sería mayor problema, porque los anticuerpos se encargan de limpiar el accidente.

El problema viene cuando hay demasiados barcos que van y el número de accidentes aumenta. Eso desborda a los anticuerpos que se encargan de limpiar y es cuando vienen los problemas de acumulación de colesterol en las arterias.

Ahora vamos a ver algo que no nos cuentan en el médico, y es que el tipo de barcos LDL que viajan por nuestra sangre pueden ser más grandes o más pequeños. Y no nos lo cuentan porque en un análisis de sangre normal, no hace esa diferenciación. Simplemente mide el número de barcos, no si son más grandes o más pequeños.

Que un barco sea más grande, quiere decir que cabe más carga a transportar y por tanto el número de barcos necesarios para transportar el total de la carga es menor. Ahora es entendible que cuando se tiene el colesterol alto, una de las razones es porque los barcos sean más pequeños y no haría falta que el análisis sea más específico… pero no siempre es así, en atletas o personas estresadas el colesterol es más alto, debido a su mayor necesidad de reparación celular.

Lo malo de la pastillita

Entonces ¿Qué problema hay con tomar la pastilla para bajar el colesterol? Pues que tiene efectos secundarios muy malos comparados con los beneficios que obtienen personas que no tienen patologías genéticas relacionadas con el colesterol. Los problemas que pueden provocar son: Dolor muscular y cansancio, problemas en la sangre, diabetes tipo 2 o problemas neurológicos (como fallos de memoria). Mientras que los beneficios son muy bajos, de un 1% de efectividad.

Un estudio realizado para comercializar las estatinas demostró su eficacia en un 50%, pero realmente la mejora no fue del 50% si no del 1%… y es que de 200 individuos, 100 fueron el grupo de control y los otros 100 fueron el grupo que tomó estatinas. De los 100 de control, 2 tuvieron un infarto mientras que del grupo que tomaba estatinas, sólo 1 tuvo un infarto, esto es una mejora en el 1% de los casos y no en el 50% de los casos… alucinante.

Otro estudio para flipar fue en el que se propusieron demostrar en un estudio de 5 años  que las estatinas eran beneficiosas. Bien, pues cuando llevaban 1’9 años decidieron sacar los resultados que tenían, que era una mejora del 0’4% porque venían que si seguían con el estudio, los problemas efectos secundarios asociados al consumo de estatinas iban a superar a los beneficios obtenidos… Otro caso aluciante.

Entonces… si no tomamos la pastilla… ¿Qué?

Esta respuesta, es muy fácil, pero antes de contestarla vamos a recordar lo del tamaño de los barcos. Es decir, necesitamos que nuestros barcos que llevan el colesterol (LDL) sean más grandes para reducir el número de barcos… pues bien. El consumo de azúcares libres, grasas trans, harinas refinadas y en general productos ultra procesados, hace que nuestras lipo-proteínas sean de peor calidad y como resultado nuestros barcos más pequeños.

Y por el contrario, una dieta rica en fibras, grasas de calidad y ejercicio moderado, consigue que nuestros barcos LDL sean más grandes… Lógico ¿Verdad?

Ahora todo el mundo estará pensando… pero entonces hay que dejar la pastilla…. ¡No! No seré yo el que diga que tomes y mucho menos que dejes de tomar algo que te ha recetado un sanitario. Pero lo que sí te diré es que, si estás tomando estatinas, te lo tomes en serio, cambies tu dieta y hagas ejercicio. Que el colesterol es algo vital que interviene en decenas de procesos vitales, como la protección de las células, digestión de las grasas, hormonas sexuales, producción de vitamina D, etc. El colesterol es producido por nuestro hígado diariamente y está presente en nuestra evolución desde hace más de 1 millón de años…

Tanto si tiene sobre peso como si no, pero tus hábitos son de consumo diario de pan blanco, o de dulces, o de alcohol, o embutidos, o bollería, o fumas o todos cada día… haz el favor  de cuidarte porque te estás buscando entrar en ese 50% de la población que muere de un infarto provocado por malos hábitos.

No vale poner la excusa de “de algo hay que morir” o “hay que vivir la vida”… por que no estás solo en este mundo y tal vez a ti te de igual morirte, pero a tus hijos, pareja  o padres no les parezca tan bien. Hay que buscar razones para vivir, no motivos para morir.

 

Bueno, si has llegado hasta aquí ¡Gracias!  Y  suscríbete si no lo estás : )

 

Saludos y suerte.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *