Lo light no ayuda a adelgazar

Lo light engorda.

Los que ya hayáis leído algo mío en este blog o allá donde podáis encontrar mis palabras, ya sabéis que soy fiel defensor de la comida real, la comida que no necesita etiquetas, la comida que es una materia prima como un simple brócoli o una filete de pescado.

Esta comida real no necesita la palabra light, porque es lo que es, es la comida a la que nuestro cuerpo se ha adaptado durante miles de años, de tal manera que gracias a ella no solo nos alimentamos sino que evolucionamos y mejoramos.

Pero si sabemos que la comida real, es saludable, ¿Por qué recurrimos a los productos light? Una de las razones puede ser porque pensamos que hay comida real que no es saludable, por ejemplo, si miramos únicamente las calorías de algunos alimentos, podemos pensar que engordan, como por ejemplo los frutos secos. Un alimento con más de 600 calorías cada 100 gramos no te va a ayudar a adelgazar ¿no?… Pues ese es el problema.

La industria y su publicidad se ha encargado de hacernos creer en estos mitos, de tal manera que si consiguen que miremos únicamente las calorías y cuando ya lo hacemos, nos presentan sus productos bajos en calorías tras una campaña de marketing impecable.

Entonces a ver Carrascosa, pero si tiene menos calorías, porqué dices que engorda, explícate…

Lo primero que tenemos que mirar, es que lo que comemos sea comida real, es decir, que no sea un producto ultra procesado. Porque lo primero que se pierde en estos productos es la fibra, un micronutriente presente en las verduras y cereales principalmente, que es importantísimo, por varias razones, entre ellas que nuestro organismo ha evolucionado para depender de su consumo y para beneficiarse de que otros organismos vivos de nuestro intestino lo aprovechen (microbiota o flora intestinal).

Es uno de los más importantes y paradójicamente, no somos capaces de digerirlo, pero no es para nosotros, es para mantener con vida y saludables a las bacterias que habitan una parte de nuestro intestino grueso, (el colon) que una vez la fibra de los alimentos llega ahí, estos bichitos (bacterias) se la comen, liberando una serie de “residuos” de los que nos beneficiamos, como vitaminas, antioxidantes y ácidos grasos muy saludables para nosotros. Además estas bacterias cuidan de su entorno, y su entorno es nuestro intestino, el cual ayudan a mantener saludable y protegido frente a posibles problemas como bacterias patógenas y otros virus que no deberían de haber llegado ahí.

Entonces la industria te añade fibra a su producto y arreglado…

Vale, pensemos un poco, la quita pero después la pone… es estúpido ¿no? No, no lo es, es barato, te quita la fibra para que el producto pueda conservarse durante más tiempo y después te pone “cascaruja” de mala calidad y en cantidades irrisorias…

Lo segundo que tenemos que mirar es la cantidad de materia prima que lleva ese producto, es decir, cuánta carne real lleva el embutido, cuanto queso lleva la crema de queso, cuanta fruta lleva ese zumo… y la calidad de la materia prima.

Esta parte es la que más complicada de entender a priori, pero cuando se entiende es de pura lógica y enfada bastante, me explico.

Ponemos como ejemplo un producto de consumo muy habitual, como es el Jamón cocido, un elemento de consumo diario en las familias. Pues bien, os propongo que vayáis al frigo y miréis los ingredientes, no la tabla de valores nutricionales, los ingredientes. Es un párrafo donde te va a poner, en este caso, debería de poner, para que sea un embutido “de calidad”, como primer ingrediente “Jamón cocido” seguido de su porcentaje, no siendo menor de un 85%…

Ahí es donde viene la picaresca de la industria, porque reducen la presencia de, seguimos con el ejemplo de embutido, la carne, llegando a poner poco más de un 50% de carne, ya no del jamón, si no cualquier otra parte del cerdo en este caso, a la que le añaden, almidones, azúcar, sal, correctores, potenciadores de sabor… entre otras cosas para que tenga un sabor a jamón de york, o un sabor a barbacoa, o a cualquier otra idea feliz que haga el producto más atractivo restándole calidad.

Es en esta parte donde os podéis dar cuenta de cómo la cuelan en los productos light, porque es en la lista de ingredientes donde se puede ver, como le han quitado un 30% de grasa a esa crema de queso, pero aprovechan para añadirle un 50% o más de “cosas” que no son queso, para abaratar el producto, ya que si es light y es más barato “es doble mejor” o eso es lo que nos quieren hacer creer.

Entonces ¿Qué tomo para adelgazar?

Como tercer punto a tener en cuenta, es el porqué es necesario el consumo de estos productos ¿De verdad es necesario consumir productos y sustituir a la materia prima original? Pongamos algunos ejemplos, y de paso aprovecho para invitaros a poner en los comentarios alguna duda que tengáis de con qué sustituir el producto que tomáis y no sepáis con qué hacerlo. Propondré un sencillo cambio de comida procesada por comida real:

En el desayuno, tostadas con mantequilla baja en sal con jamón y un vaso de leche desnatada con colacao… Bien podría ser tostadas de pan integral (real) con aceite de oliva virgen extra con una fruta entera (sin exprimir).

El almuerzo, un bocadillo de embutido… buen podría ser un plátano con un puñado de avellanas o nueces o almendras (en un mini tupper va perfecto a cualquier sitio).

En la comida tratemos de evitar los tomates fritos, los productos precocinados, usemos las verduras reales, nada de salsas y si puede ser cocinar la carne real nada de embutidos, si no tienes tiempo, haz hueco a los tuppers en tu frigorífico, que los preparas el domingo por al tarde/noche y te duran hasta el jueves.

En la merienda, donud’s o similar que estaban de oferta en el super con un zumo… Por dios no hagáis eso, es lo peor… os sugiero yogurt natural con un toque de canela o unos pistachos con una pera, manzana, uva o fresas…

Y la cena, un sandwitch rápido de atún con mayonesa… os propongo que el atún sea al natural, que cambies la mayonesa por un huevo cocido mezclado con el atún y un poco de arroz integral cocido, en un plato sin nada de pan, con un poco de aceite de oliva virgen extra, sal, perejil y ajo (para valientes o solte@s).

De esta manera hemos cambiado productos (ultra)procesados carentes de fibra, carentes de proteína de calidad y con grasas refinadas, por alimentos reales, con fibra, grasas de calidad y proteínas tanto animales como vegetales completas y de calidad… super sencillo…

Pero… ¿Por qué engordan los productos light si tienen menos calorías?

Esto es más complicado, pero lo explico fácil con un ejemplo. Resulta que en función de tu actividad y composición (peso, tamaño de tus músculos, metabolismo, etc.) tu cuerpo necesita una cantidad mínima de proteínas, grasas, vitaminas y minerales.

Entonces en una dieta basada en productos light, no se suele llegar al mínimo de estas cantidades, que puede variar mucho de una persona a otra, por ejemplo una chica joven de 20 años con actividad física diaria y 175 cm de altura puede necesitar 100 gramos de proteína al día, mientras que una señora de 60 años, con menopausia, de 160 cm de altura y sin actividad física bien podría necesitar menos 50 gramos de proteína al día…

Entonces si no se llega al mínimo requerido por el cuerpo, lo que hará el cuerpo es reducir la necesidad de estos nutrientes, es decir, si antes usaba 20 de esos 100 gramos de proteína para fortalecer los músculos, eso se lo ahorrará, teniendo esto asociada una disminución del metabolismo. Traduzco: Si la chica de 20 años gastaba 1800 calorías al día, ahora va a gastar 1650, porque ha pasado de comer comida de calidad a comida de menos calidad, porque cree que comiendo menos, conseguirá adelgazar, pero no, no es así, consigue todo lo contrario, con las mismas calorías que antes, su cuerpo gasta menos y engorda más…

Pongo el ejemplo con las proteínas, pero bien podrías ser con grasas de calidad, como el aceite de oliva virgen extra. Es necesario para el buen funcionamiento del  sistema endocrino (las hormonas), si la grasa que tomamos es poca y además es inadecuada (grasas trans o exceso de saturada) tendremos problemas a medio y largo plazo.

Elijo las proteínas por tener un impacto “más rápido” que con las grasas, pero en ambos casos, la adaptación metabólica por una alimentación inadecuada podría ocasionar problemas de sobrepeso sin llegar a darnos cuenta.

Pero no entiendo… ¿Por qué gasta menos si no le doy todas las proteínas?

Para las funciones vitales del cuerpo, podríamos poner un símil con el chico de mantenimiento de una empresa y el tiempo que tarda en reparar.

Bien, sigamos con las comparaciones, los músculos del cuerpo son la flota de camiones de la empresa. Al usarlos, los camiones van necesitando reparaciones y revisiones periódicas, con los músculos pasa igual, cuando los usas hace falta que ser recuperen. Pues las proteínas son las herramientas, gasolina, ruedas, etc. Que necesitará el chico de mantenimiento. Entonces si le damos las herramientas, lo que hará será gastar su tiempo y además le tendremos que pagar… pues le pagamos con energía, en este caso calorías… pues esa es la idea, si le damos las herramientas adecuadas al cuerpo, nos recompensa funcionando mejor y gastando las calorías “extra”.

Entonces ¿Qué pasa con lo light?… Pues que en unas pocas semanas, tu cuerpo se ha adaptado a gastar menos calorías. Ya no adelgazas y además no aportas las herramientas que el cuerpo necesita, aporta cosas que no necesita, que no gasta y lo que hace es almacenarlo en forma de grasa… barriguita, gases, michelín… Sin ni siquiera darte cuenta.

Recomendaciones.

Recomiendo comida basada en comida real, que vuestra prioridad sea la comida real, sin volvernos locos, hay procesados saludables como las conservas de pescado o de marisco, legumbres que son saludables. Y si se mete un ultra procesado que no sea azúcar con algo, de vez en cuando, no creo que se muera nadie…

Básicamente es comida real y ejercicio físico, salir a caminar cada día o un par de días en el gimnasio con trabajo de fuerza, nada de sólo cardio.

Porque la palabra light esconde muy probablemente un producto de baja calidad que no aporta nada. Hagamos la compra con cabeza e invirtamos en nuestra salud.

 

¡Gracias por llegar hasta aquí! Si piensas que puede ayudar a alguien, compártelo y si no lo estás, suscríbete que es gratis : )

 

Saludos y suerte!

 

Carrascosa.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *