¿Es segura la comida y bebida enlatada? Bisfenol A y cómo nos afecta.

Hola gente, hoy os traigo una entrada sobre algo que me ha estado rondando la cabeza desde hace unos días, desde que un amigo (hola Sergio) me comentó sobre su existencia, la cual desconocía y si te paras a pensar es algo a tener en cuenta.

Esta entrada viene a arrojar un poco de luz sobre la duda que me quedó sobre si comer comida enlatada es seguro o no, porque resulta que este material es el que recubre el interior de las latas de conserva, refresco u otros alimentos y productos envasados, para que el alimento no se contamine con el metal de la lata o los residuos que este pudiera generar…

¿Qué es el bisfenol A?

El bisfenol A es un producto químico comercial importante. Se utiliza para hacer  “epoxy, polycarbonate, phenoxy, polysulfone and polyester resins” (Dejo los nombres en inglés, que no sé traducirlos, pero sería algo así: resinas epoxi, policarbonato, fenoxi, polisulfona y poliéster).Se utiliza en productos ignífugos y productos químicos de caucho.

El bisfenol A, también se usa en papeles térmicos (por ejemplo, recibos de registro) y en productos de envasado de alimentos (forros para latas, botellas de plástico, etc). Sobre la base de una evaluación de seguridad reciente, la Administración de Drogas y Alimentos de los Estados Unidos (FDA) ha declarado que el bisfenol A es seguro en los niveles actuales en los alimentos. Sin embargo, sobre la base de estudios continuos, la FDA ya no aprueba el uso de bisfenol A en biberones, tazas para sorber y envases de fórmula para bebés…

Lo que no he encontrado es la motivación que les ha llevado a esta restricción. Ya que no debería de haber estudios en los que se ha expuesto a bebés a esta sustancia, al menos yo no expondría a mi bebé a un estudio de este tipo… Entonces, por otro lado esta recomendación puede estar motivada por algún tipo de presión social o política… o directamente por “quien evita la ocasión, evita el peligro”.

Dónde podemos encontrarlo.

Como ya he comentado, se puede encontrar recubriendo la parte interior de latas o como parte de envases de plástico transparentes destinados a contener comida y que ésta se pueda ver desde el exterior del envase. Estos son los principales usos a tener en cuenta en esta entrada, pues son los relacionados con la comida/bebida… ya que este tipo de material, el “policarbonato” está presente en numerosos productos de consumo no alimenticios, como gafas, CD’s, equipos electrónicos, papel de tickets (el que te dan al pagar en el mercadona) y un largo etcétera… siendo normalmente plástico barato y resistente…

Qué problemas tiene si se consume.

Según he podido leer, estudios en animales han demostrado efectos en las funciones endocrinas en animales relacionados con la exposición al BPA. Estudios adicionales podrán determinar qué nivel de exposición al BPA podría causar efectos similares en los humanos. Y según la wikipedia inglesa:

La estructura molecular del BPA mimetiza la estructura de los estrógenos naturales. Luego, tiene la capacidad de alterar el sistema endocrino. El BPA constituye, por tanto, lo que se denomina un “disruptor endocrino”. Entre los efectos adversos cabe destacar:

  • Cambios en el comportamiento. Hiperactividad, agresividad
  • Diabetes y obesidad
  • Pubertad temprana
  • Reducción de la cantidad de esperma
  • Cáncer de próstata
  • Cáncer de mama
  • Alteraciones cromosómicas
  • Daño cerebral
  • Deterioro de la función inmune
  • Disminución de los niveles de antioxidantes enzimáticos

Qué cantidades se traspasan a la comida.

En este caso, y tras buscar páginas en Internet donde he visto cosas bastante dispares y condicionadas, me he aventurado a leer estudios “a pelo” en la página “https://www.ncbi.nlm.nih.gov” Donde he podido encontrar estudios que hablan sobre la transferencia de este material a los alimentos y como muestra comentaré, bueno traduciré con mis palabras y lo que yo he podido entender, el siguiente estudio, sobre los riesgos de la transferencia del BPA a los alimentos, acuñado por la división de toxicología, del colégio de farmacia de la universidad de, ojo, Sungkyunkwan:

En este estudio evalúan, 7 grupos de comida: Atún, pescado (en general, no sé si incluirán el atún), frutas, verduras, carnes, café y té. Encontrando unas concentraciones medias de:

3,1 µg/kg (micro gramos por cada Kilogramo de peso) en las verduras.
8,3 µg/kg en el té.
8,6 µg/kg en las frutas.
24.49 µg/kg en las carnes.
39.78 µg/kg en el pescado.
43.7 µg/kg para el atún.
45.51 µg/kg para el café.

Este estudio comenta, que el nivel de exposición humana al BPA se estima en unos 1,5 µg/kg de peso corporal y día.  Y siendo el nivel de referencia diario tolerable de 50 µg/kg en las personas adultas, según la Comisión Europea, USEPA y Corea del Sur. La evidencia indica que es probable que los niveles de BPA en los alimentos enlatados no constituyan un problema de seguridad para los consumidores en Corea…

Y como comentario personal, esto me deja más tranquilo, pero no del todo… ya que sí que hay transferencia, pero no la suficiente, pero la hay…

Cómo se elimina o como se acumula en el cuerpo.

He leído webs donde comentan que se puede acumular en el tejido graso, como otros compuestos tóxicos que podemos comer como restos de pesticidas o la polución ambiental, pero que no adjuntaban el estudio que lo demostraba, lo que me hace creerlo por lógica, pero no me termina de convencer.

Lo que sí he podido encontrar es un estudio donde encuentran evidencia de que este compuesto se elimina a través del sudor. Y siendo así, al ejercicio, a parte de sus ya conocidos beneficios para la salud, se le puede añadir este efecto “desintoxicador”.

Qué dice la AECOSAN.

La Agencia Española de Consumo, Seguridad Alimentaria y Nutrición, en va en concordancia con el resto de estudios sobre el tema del BPA, y lo asevera en un estudio en un mercado minorista de Madrid, dejando evidencia de que hay BPA presente en 35 de las 38 muestras analizadas pero que los niveles no suponen un dato a tener en cuenta para generar problemas en su consumo normalizado.

 

Gracias por llegar hasta estas últimas líneas, y espero no haberte liado más sobre el tema, pero a mi particularmente me ha dejado más tranquilo, sabiendo que, aunque estoy comiendo “cosas” con BPA, no van a suponer un problema para mi salud al no tener un consumo diario y además hacer bastante ejercicio semanalmente… Pero claro, de manera inconsciente sí que he dejado de comer tanta lata como hacía antes… jejeje

Saludos y suerte.

Carrascosa.

 

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *